Nutricion

Suplementos alimenticios indicados a los 40, 50 y 60 años

La belleza y la salud van de la mano. Si complementas tu alimentación con vitaminas y minerales de modo adecuado, le estarás plantando cara al envejecimiento prematuro.

Cuanto mejor te sientes, más energía y felicidad desprendes, y eso te hace billar con luz propia. Una persona sana muestra una buena cara y un buen estado físico. 

En teoría, una alimentación sana y equilibrada contiene todos los nutrientes que necesita tu cuerpo; bastaría con los alimentos que consumes para mantener un buen tono físico. Sin embargo, a medida que cumplimos años las necesidades varían. Al llegar a los 40 los cambios hormonales, el consumo de medicamentos y el proceso natural de envejecimiento, entre otros, obstaculizan  que alcancemos los consumos mínimos recomendados por los especialistas en nutrición.

Aunque la ciencia no puede recrear todo lo que la Naturaleza ha incluido de manera perfecta en los alimentos que produce, enriquecer tu dieta con nutrientes clave, como vitaminas y minerales, debería ayudarte a retrasar el proceso de envejecimiento y a conseguir los niveles de belleza, energía, vitalidad y defensa frente a las enfermedades que necesitas.

Hemos preparado este especial complementos para ayudarte a disfrutar de una madurez plena, compaginando salud y belleza de la mejor manera posible.

A los 40 años

La vitamina D. Mª Carmen Sáez, farmacéutica y dietista-nutricionista de Centros Nutrifarma, asegura que "tiene un papel decisivo en el metabolismo del calcio (la formación de hueso) y en los sistemas de inmunidad. Así, un correcto nivel de esta vitamina previene la aparición de osteoporosis y parece estar implicado en la defensa frente a enfermedades infecciosas. En los últimos años, se está observando mayor prevalencia de niveles bajos de vitamina D en la población española".

La dosis diaria recomendada es de 600 unidades internacionales.

Buenas fuentes de vitamina D: Tomar 30 minutos el sol diariamente o también el atún, caballa, queso y yema de huevo.

Los ácidos grasos Omega 3 están implicados, entre otras cosas, en la salud cardiovascular: prevenir latidos cardiacos irregulares, acumulación de placas en las arterias, inhibir la inflamación y controlar los niveles de azúcar en sangre.

La dosis recomendada es de 1.000 mg de ácidos grasos omega-3 tipo EPA y DHA al día. No obstante, tomarlos como suplementos no es imprescindible. Si te gusta, una buena opción es el pescado azul, que además aporta otros beneficios añadidos.

Alimentos ricos en Omega 3: aceite de linaza, salmón y nuez.

A los 50 años

Los requisitos nutricionales cambian con la edad. Nuestros intestinos se vuelven menos eficientes a medida que envejecemos. A los 50 y 60 años se limita nuestra capacidad para obtener suficientes sustancias nutritivas de los alimentos. Enriquecer tu dieta con nutrientes clave debería ayudar a mantenerte mejor. Entre los 50 y los 60 años, a los suplementos mencionados anteriormete habría que añadir:

Calcio: es bien conocido su papel en la salud de los huesos. Su absorción, según la nutricionista Mª Carmen Sáez, "disminuye a partir de los 50 años y en mujeres desde la menopausia”.

La dosis diaria es de 1,200 mg para las mujeres, divididos en dos tomas.

Alimentos ricos en calcio: queso, yogur, leche e higos.

Probióticos: mientras mayor seas, más vulnerable será tu organismo a las bacterias poco saludables. El farmacéutico Jesús Climent asegura que “si tu intestino no está saludable, tu cuerpo no puede absorber nutrientes, así que no importa qué complementos tomes. Los probióticos ayudan a reintroducir bacterias buenas".

Si vas a tomar probioticos asegúrate que tengan Lactobacilos y Bifidobacterias, que son las habitantes más comunes de la microbiota (flora) intestinal en el cuerpo humano. Para saber la dosis adecuada, consulta el prospecto.

Buenas fuentes alimentarias: yogur, kéfir y chocolate negro.

Magnesio

El magnesio interviene en la contracción muscular y participa en la salud ósea. Su uso se ha popularizado en los últimos años. Puede resultar útil en personas sometidas a estrés y en mayores de 50 años.

Existen diferentes formatos para su administración (polvos, cápsulas y pastillas efervescentes). La dosis diaria de magnesio recomendada es de 350 mg. diarios para los hombres, y 300 para las mujeres. Debe tomarse por las mañanas, antes del desayuno.

Alimentos ricos en magnesio son los salvados de trigo, avena y arroz; chocolate negro, almendras, arándanos o especias como el cilantro y la hierbabuena. 

A los 60 años

Vitamina B12: una deficiencia leve en la vitamina B12 podría exponer a las personas mayores al riesgo de desarrollar demencia, según el Journal of the American Geriatrics Society. "A partir de los 50 años disminuye la capacidad de absorción por parte del organismo. También se ve afectada por la toma de medicamentos como el omeprazol. Si este es tu caso, no dejes la medicación y consulta a tu médico. Hay que indicar que en personas veganas es imprescindible su suplementación” según nos indica la farmacéutica Sáez.

Buenas fuentes alimentarias: almejas, hígado de res, trucha, hamburguesa con queso y solomillo.

Finalmente, advertimos de que la ingesta de complementos no debe sustituir a una correcta alimentación. En palabras de Mª Carmen Sáez,"tomar suplementos vitamínicos sin control puede llevar a la falsa creencia de que la alimentación es completa y a perder el verdadero objetivo, que es nutrirse de una manera sana y equilibrada".

Comparte este artículo si te ha interesado. Nuestro objetivo es ayudarte a que disfrutes de una madurez plena junto a tu familia y amigos. Para ello es importante que conserves tu belleza natural y disfrutes de la vida con salud.

Comentarios

MOSTRAR MÁS
  • No hay ningún comentario aún.