Nutricion

Aceite de kril, el mejor Omega 3 para conseguir una piel radiante

La mayoría de la población mundial es deficiente en Omega-3 y los españoles estamos entre los ciudadanos con niveles más bajos. Te contamos cómo evitarlo.

Los síntomas más visibles de la falta de Omega-3 en nuestro organismo son la piel seca, las enfermedades inflamatorias de la dermis y la mala cicatrización. Además, un nivel bajo de EPA+DHA (ácidos grasos poliinsaturados de la serie Omega 3) puede aumentar el riesgo global de enfermedades crónicas neuronales como el Alzheimer, la enfermedad de Huntington u otros problemas cardiovasculares. 

En sentido contrario, un nivel óptimo de Omega-3 en el organismo está vinculado a la reducción de los procesos inflamatorios de la piel y la disminución del envejecimiento cutáneo. El EPA está indicado especialmente para mantener la juventud de la piel.

Dicho compuesto favorece que las personas tengan menor riesgo de latidos cardíacos anormales, menos grasa en la sangre, menos complicaciones por depósitos que obstruyen las arterias y una presión sanguínea levemente más baja. Además, resulta muy beneficioso para la salud de la mujer, ya que reduce síntomas molestos durante el embarazo o la menopausia. 

Sin embargo, gran parte de la población mundial muestra bajos niveles de omega-3, EPA y DHA, según un estudio publicado en la edición de mayo de 2016 de Progress in Lipid Research.

La dosis adecuada de Omega 3 es de 1,6 gramos diarios para los hombres, y 1,1 gramos en el caso de las mujeres. Las regiones con más altos niveles de EPA+DHA en sangre incluyeron a Japón y Escandinavia, lugares que no han sido invadidos por ciertos hábitos alimenticios nocivos de Occidente. De hecho, las mayores deficiencias se encontraron en Europa y América.

El aceite de kril, rico en ácidos grasos Omega-3 EPA y DHA, procede de un pequeño crustáceo parecido al camarón que se alimenta principalmente de algas (fitoplancton), y que está presente en todos los océanos. 

Se trata de una de las especies con mayor biomasa, es decir, más abundantes, de nuestro planeta; y de la pesca mas sostenible del mundo (en 2016, la pesca del kril recibió una calificación “A” por parte de Sustainable Fishery Partnership).

Beneficios del Omega 3 procedente del aceite de kril

Aker Biomarine, empresa biotecnológica que se dedica a la cosecha de kril en la Antártida, con el objetivo -según su slogan- de mejorar la salud humana en todo el planeta, hizo constar en Nutraceuticals Europe 2018 que la mayor parte del ácido Omega 3 está unida a los fosfolípidos, lo que hace que se incorpore de forma más eficiente a nuestro organismo. Sus beneficios están probados. Enumeramos los principales a continuación:

  1. Salud en la piel. El EPA del Omega-3 reduce la sensibilidad ante los rayos solares UV y disminuye la rotura de filamentos de ADN. 
  2. Salud cerebral. Los fosfolípidos de Omega-3 juegan un papel crucial en la correcta estructura de las membranas celulares de nuestro cerebro.
  3. Salud del corazón. Los científicos han propuesto varios mecanismos por los que los fosfolípidos del Omega-3s promueven la salud cardiovascular.
  4. Control de la inflamación. El Omega-3s ayuda a equilibrar los niveles de inflamación en el cuerpo.
  5. Salud de la mujer. Mejora sus necesidades a lo largo de su ciclo de vida.
  6. Salud de las articulaciones. Se ha demostrado científicamente que el Omega-3s presente en el kril favorece la salud de las articulaciones

Otros descubrimientos relacionados con la salud

El consumo de Omega-3 en alimentos o suplementos nutricionales reduce en un 16% el riesgo de enfermedad cardíaca en personas con triglicéridos altos o grasas en la sangre; y en un 14% para los pacientes con colesterol elevado de lipoproteína de baja densidad (LDL), el tipo malo.

El aceite de kril disminuye un 10% los niveles de triglicéridos en el organismo.

A lo largo de la vida, la cantidad de Omega-3 que se encuentra en el cerebro se ve influenciada por la ingesta dietética de ácidos grasos y por la etapa de desarrollo del cerebro.

El DHA es el ácido graso más común en el cerebro humano, y constituye el 15% de todos los ácidos grasos que lo componen. Es esencial para apoyar el crecimiento cerebral y la función cognitiva. Una deficiencia de Omega-3 en el tejido cerebral puede afectar al funcionamiento del cerebro y retrasar el desarrollo.

Y tú, lector/a en la barrera de los 50, ¿conocías las propiedades rejuvenecedoras del ácido Omega 3? ¿Habías oído hablar del aceite de kril? ¿Lo has probado alguna vez? En ACTitud 50 agradecemos y valoramos tus comentarios. Tus opiniones nos ayudan a ofrecerte los mejores productos y servicios antiaging.

Comentarios

MOSTRAR MÁS
  • No hay ningún comentario aún.