Belleza

Montse Alcoverro, una "mala" con mucho glamour

La actriz Montse Alcoverro, conocida por su papel de Doña Úrsula, la mala malísima de la serie de TVE “Acacias 38”, revela a ACTitud50 sus rutinas de belleza y bienestar en la madurez.

Pasados los 50, Montse lleva una vida muy ajetreada, a caballo entre Madrid, donde rueda los episodios de la serie de lunes a viernes, y Barcelona, ciudad en la que reside y a la que viaja los fines de semana para pasar su tiempo libre junto a su familia.

“En nuestra profesión hay que cuidar mucho la imagen y, en ese sentido, me propongo siempre cumplir con dos rutinas imprescindibles: desmaquillarme y dormir bien”, asegura.

Cosmética natural

Para eliminar el maquillaje de su rostro utiliza desmaquillador y tónico facial. “Mi piel es más bien seca y necesito productos no abrasivos”. La actriz indica que descubrió los aceites esenciales desde que empezó con la menopausia, “y estoy muy satisfecha con sus resultados”. “Desde entonces –afirma– utilizo cosmética natural, en especial productos de algas. Después de desmaquillarme aplico un aceite esencial para calmar la piel. El de rosa mosqueta me va muy bien por la noche, antes de dormir. Por las mañanas utilizo el de argán”.

Cada mañana, su rutina empieza “lavándome muy bien la cara con agua fría, para reactivar la circulación. A continuación me pongo el aceite de argán y luego una crema nutritiva con colágeno, pero sin abusar. Prefiero los aceites a las cremas”, reconoce.

La otra de sus rutinas consiste en dormir bien. “El sueño es imprescindible para proporcionar a la piel la reparación que necesita y, en mi caso, para que la cara luzca con buen aspecto delante de la cámara. El día que llego al estudio con falta de horas de descanso lo noto, así que procuro que no ocurra”.

Para conciliar bien el sueño, en su opinión, “es importante evitar las temperaturas extremas. Huyo de la calefacción fuerte en invierno y del aire acondicionado en verano”.

Agua, verduras y fruta

Montse Alcoverro afirma que, nada más levantarse, se bebe un buen vaso de agua, y lo mismo hace justo antes de acostarse.

“Terminar el día con un vaso de agua y empezarlo con el mismo hábito es fundamental para mantener la piel hidratada. El agua te limpia y regenera por dentro, y sus efectos beneficiosos se notan en tu imagen exterior. Si además de beber, te lavas la cara con agua fría recién levantada ayudarás a reactivar la circulación y verás cómo mejora el aspecto de tu piel”.

La actriz opina que “somos lo que comemos”. Por su parte, sigue los consejos de una nutricionista desde hace años y lleva una alimentación equilibrada.

“De lunes a viernes como en el catering del rodaje. A media mañana me tomo un tentempié, que suele ser pavo o queso blanco. Para comer siempre elijo ensaladas o verduras, y después algo a la plancha, ya sea carne o pescado. De postre, piña natural o melón, que son frutas muy hidratantes”.

Los suplementos nutritivos también juegan un papel fundamental en la alimentación de la actriz.

“Cuando llego a casa me suelo tomar un yogur desnatado con cereales, al que añado algún complemento nutricional. Por regla general tomo uno de colágeno y otro proteínico, además de equinácea y propóleo, fundamentales para proteger mi cuerpo y mi voz de catarros y constipados. También consumo magnesio y vitamina B12. La nutricionista me acompaña en todo este proceso. Trabajo con ella desde hace muchos años y su ayuda ha sido muy valiosa durante el proceso de la menopausia. Gracias a sus recomendaciones he logrado mantener el peso, la energía y el tono vital, además de llevar con alegría los cambios físicos y emocionales”.

Yoga y respiración

La actriz ha hecho yoga y meditación durante mucho tiempo. En la actualidad, sin embargo, confiesa que no practica dichos hábitos con regularidad.

“El yoga y la meditación me han ayudado desde siempre a controlar la impaciencia y aprender a no agobiarme por las cosas que no he podido hacer. Ahora tengo un trabajo muy intenso y he abandonado ambas disciplinas. No obstante, cuando me noto abrumada por la carga de trabajo, recurro al yoga y a técnicas de respiración”.

No lleva una rutina de ejercicios, “porque me muevo tanto en el trabajo que no lo necesito. A veces hago pilates y tengo la costumbre de andar mucho”.

Su gimnasia más regular consiste en subir y bajar escaleras. “Tanto en Madrid como en Barcelona vivo en un tercer piso. Subir y bajar escaleras es un ejercicio fantástico, buenísimo para tonificar”, afirma.

Hasta aquí, las rutinas de belleza de la popular y veterana Montse Alcoverro. ¿Qué te aprecen? ¿Aplicas alguna de ellas a tu vida? ¡No olvides dejar tus comentarios!

Comentarios

MOSTRAR MÁS
  • No hay ningún comentario aún.