La Quinoa: Los secretos de un superalimento

Los superalimentos, como la Quinoa, nos ayudan a llevar, no sólo una alimentación saludable, sino que también tienen grandes beneficios para la salud y el antienvejecimiento.

En ACTitud50 siempre nos mantenemos informados sobre la actualidad relativa a nuestro bienestar durante la madurez. Por ello, abordamos temáticas diversas, no sólo relativas a tratamientos de belleza en sentido estricto, sino también en relación a la alimentación.

Como ya recordábamos en el artículo referente a las bebidas gaseosas, en la edad madura, tanto para hombres como para mujeres, la tendencia es a experimentar cambios de peso con más facilidad. Hoy os contamos algunos secretos sobre la QUINOA, considerada un superalimento por su alto valor nutricional.

ORIGEN DE LA QUINOA

La quinoa, a pesar de considerarse como un pseudocereal, es en realidad una semilla originaria de la región andina. Su valor principal, entre otros muchos, reside en que se trata de una proteína vegetal muy nutritiva. Por ello es empleada como base de muchas dietas, incluidas las vegetarianas, por supuesto. Además de ser un importante aporte de hidratos de carbono.

Los habitantes andinos la empleaban como una de sus fuentes básicas de nutrientes. Sin embargo, los colonos occidentales la relegaron al olvido por asociarla con ritos supersticiosos. Años mas tarde, se descubrió su facilidad para ser cultivada en zonas hostiles medioambientalmente con grandes niveles de producción. Y de esta forma penetró en Norteamérica. Sus mayores áreas de cultivo se centran en Sudamérica fundamentalmente.

Una de las mayores ventajas que presenta su cultivo para la salud es que está libre de pesticidas y de todo tipo de sustancias químicas, ya que se trata de una planta muy frágil y el contacto con aquéllos podría destruirla.

PROPIEDADES NUTRICIONALES DE LA QUINOA

Como antes anunciábamos, a pesar de que la quinoa se presenta como un cereal, es una semilla. Pertenece a la misma familia que las espinacas y la remolacha y contiene 9 aminoácidos fundamentales para la síntesis de proteínas.

Además, el contenido de proteínas de la quinoa es el doble que el contenido concentrado en otros cereales como el arroz.

Respecto a las vitaminas y minerales destaca su alto contenido en vitaminas del complejo B, especialmente tiamina y riboflavina. La tiamina favorece el funcionamiento del sistema nervioso y muscular y favorece la absorción de los hidratos de carbono. Por su parte, la riboflavina es esencial para la liberación de energía en las células y ayuda en el proceso respiratorio.

En cuanto a su perfil mineral, podemos encontrar: fósforo, potasio, magnesio y calcio. El magnesio permite asimilar y asentar el calcio y el fósforo sobre los huesos, combatiendo así en la madurez el riesgo de osteoporosis y fracturas.

Sin embargo, la composición más relevante es la de ácidos grasos omega 3, famosos por combatir los triglicéridos y el colesterol (malo), uno de los mayores problemas al alcanzar la edad madura.

En relación a la fibra, contiene un 15% de la misma. A ello hay que añadir que al tratarse de una semilla resulta imposible su fermentación microbiana intestinal y está exenta de gluten.

PEOPIEDADES MEDICINALES

Los avances en la nutrición actual tienden a buscar, en lo máximo posible, dietas naturales, así que la quinoa, por su propia naturaleza permite incluirla como base en cualquier comida del día. Eso sí, requiere lavarse antes de su consumo para quitarle un cierto sabor amargo aportado por la saponina que la recubre. A través de su ingesta los granos reparten sus funciones como:

  • Agentes cicatrizantes
  • Antiinflamatorios
  • Analgésicos
  • Desinfectantes
  • Estimulantes de la formación del callo óseo.
  • Antihemorrágicos

SU ADQUISICIÓN Y USO

Aunque algunos lectores desconozcan su existencia o les suene a un producto exótico, su adquisición es tan sencilla como bajar al supermercado y comprarla. Su precio, algo más caro que el arroz, oscila entre los 2.5 euros y los 4 euros (en función de las marcas u origen natural).

La textura de la quinoa es delicada y similar a la de la pasta, lo que la hace ideal para ensaladas o guisos con verduras, pero se puede utilizar como acompañamiento o como plato principal e, incluso postre, ya que la quinoa se puede hacer tato dulce como salada.

Su tiempo de cocción es de unos 15-20 minutos, echándose en el cazo sólo cuando empieza a hervir el agua (el grano adquiere transparencia). Pondremos 3 partes de agua por 1 de quinoa. Durante la cocción no conviene removerla pues su grano es delicado y puede romperse fácilmente. Así de sencillo es cocinarla y cuidarse.

Si aún no la has probado, decídete. Sus propiedades auguran un envejecimiento saludable sobre un sinfín de sencillas recetas y tiempos express en su cocción. En Actitud50 es ya un verdadero MUST!!

Comentarios

MOSTRAR MÁS
  • No hay ningún comentario aún.