Alimentación según la edad

Las necesidades nutricionales de las personas cambian en función de la edad. Con este artículo aprenderás qué factores debes tener en cuenta para elegir tu dieta ideal.

En los adultos, la alimentación depende de la edad, de la complexión física y el estilo de vida de cada cual. Al llegar a la madurez disminuye el gasto energético pero aumentan las demandas de ciertos nutrientes. A partir de los 50 años debemos comer cantidades más pequeñas para digerirlas mejor, y aumentar el número de comidas diarias.

Cambios en el Metabolismo

El proceso del envejecimiento introduce cambios en nuestro organismo que afectan al modo de procesar los alimentos y realizar la digestión. Dichos cambios afectan tanto a hombres como a mujeres. La responsable es una hormona llamada testosterona.

Científicos como el doctor Neerav Dilip Padliyaice, vicepresidente en Alianzas de Investigación de la firma Myos Rens Techmology Inc, sostiene que podemos controlar los cambios que experimenta nuestro cuerpo en la madurez de forma mucho más fácil de lo que pensamos. Y apunta a una hormona: la testosterona.

Los niveles altos de testosterona mantienen a los hombres delgados y musculosos. El motivo es que esta hormona masculina se une a la grasa y ayuda a expulsarla del cuerpo. Además tiene la facultad de fortalecer los músculos, acelerar el metabolismo y mantener la sensibilidad a la insulina, lo cual previene la diabetes.

Alrededor de los 40 años se reduce el nivel de testosterona en los hombres. Esta es la causa de que el cuerpo almacene grasa alrededor del vientre. Además de antiestético, este exceso de grasa abdominal puede aumentar el riesgo de padecer diabetes y enfermedades del corazón.

Respecto a las mujeres, durante los años fértiles el cuerpo femenino mantiene un delicado equilibrio entre dos hormonas: progesterona y estrógeno. Un nivel alto de estrógenos provoca un aumento del tejido graso, que se compensa en las jóvenes con niveles altos de progesterona en la misma equivalencia.

A partir de los 35 años disminuyen los niveles de ambas hormonas en el cuerpo femenino, lo cual conduce a la menopausia y a la acumulación de grasa. La progesterona se reduce a un ritmo más rápido y forma mayor cantidad de tejido graso.

Recomendaciones Generales

Como recomendación general para adelgazar es importante olvidarse del alcohol o disminuir su consumo, y prescindir de los alimentos que tienen muchas calorías y poco valor nutritivo. Un buen ejemplo son los dulces, que nos sacian pero no satisfacen nuestras necesidades nutricionales. Si eres muy goloso/a y no puedes evitarlos, es preferible que consumas los de fabricación casera y evites la bollería industrial.

Asimismo, debes reducir el consumo de sal y aumentar el de verduras ricas en fibras y antioxidantes. La fibra ayuda a reducir el colesterol, estabiliza el nivel de azúcar en sangre y facilita la digestión. Los antioxidantes tienen la capacidad de retrasar el deterioro de la piel, los órganos y los tejidos. 

Las verduras más ricas en fibra son las alcachofas, el brócoli, los guisantes y los nabos. Entre las frutas destacan frambuesas, peras, plátanos, manzanas y naranjas.

Respecto a los antioxidantes, citamos las frambuesas, arándanos y moras. Tres frutos rojos ricos en proantocianidina, un antioxidante eficaz en la prevención del cáncer y las enfermedades del corazón.

Otra de nuestras recomendaciones a partir de los 50 es la adopción de una rutina en la ingesta de líquidos. Si consumes fruta y verdura a diario, beber un litro de agua al día será suficiente para mantener la hidratación que tu cuerpo necesita.

Elige tu dieta

Te presentamos a continuación diversos tipos de dieta para que escojas la que consideres que se adapta mejor a tus gustos, necesidades y estilo de vida. Cambiar tus hábitos y conocer diversos tipos de alimentación te ayudará a minimizar el impacto del aumento de peso que acontece en tu cuerpo con el paso de los años.

La dieta energética se basa en el principio de que cada alimento produce un efecto distinto en el cuerpo. Trabaja sobre la base de que los mayores beneficios se obtienen de los alimentos naturales, es decir, aquellos que en algún momento fueron organismos vivos y cuya vida disminuye a medida que se desintegran en el organismo de los seres humanos como producto de la digestión. Así, la comida puede curarte de forma tan eficaz como un fármaco o cualquier otro remedio.

Con el paso de los años vas acusando una falta de energía que te lleva a comer más. La dieta energética te proporcionará los nutrientes necesarios para mantener la vitalidad sin engordar. Si te animas a probarla, reserva tu plaza de cocina energética saludable.

Más que un régimen de adelgazamiento, la dieta macrobiótica es un estilo de vida basado en la filosofía oriental del Ying y el Yang. Consiste en seguir una alimentación vegetariana y ecológica, basada solo en alimentos naturales y de consumo diario que deben ser masticados unas 50 veces.

Los grandes pilares de la dieta macrobiótica son los cereales de origen biológico y los integrales -arroz, cebada, maíz y trigo- que se pueden consumir hervidos, guisados, en sopas y en tartas. Otros alimentos básicos son la soja, las algas marinas, los aceites vegetales y las verduras y hortalizas. La seguidora más famosa de la dieta macrobiótica es Isabel Preysler.

Si quieres aprender cocina macrobiótica para aplicarla a ti mismo o para enseñarla a otras personas, no te pierdas los cursos que organizan en Barcelona y reserva tu plaza.

Las conocidas como dietas détox se basan en la desintoxicación, un proceso natural que neutraliza los desechos tóxicos acumulados en el organismo y, mediante una serie de reacciones químicas, los transforma en componentes inocuos que se eliminan con la orina o las heces.

Compuesta básicamente por infusiones depurativas, esta dieta nos ayuda a eliminar desechos tóxicos dañinos y a perder peso. Su funcionamiento se basa en  la estimulación del metabolismo con infusiones que contribuyen a quemar grasas y a favorecer la eliminación de líquidos. Además, las hierbas que incluyen dichas infusiones tienen propiedades antioxidantes, rejuvenecedoras, diuréticas y digestivas.

Si quieres ponerte al día con una alimentación saludable, no te pierdas la siguiente conferencia de Elvira García Arcos, enfermera y coaching nutricional.

En caso de que ya hayas experimentado un cambio en tus hábitos nutricionales al llegar a la madurez, En ACTitud50 estamos encantados de conocer tu experiencia. ¡Deja tu comentario! Si no lo has hecho todavía, consulta que eventos sobre dietas saludables.

Comentarios

MOSTRAR MÁS
  • No hay ningún comentario aún.