Cosas que debes hacer cuando viajas a los 50

Además de los beneficios que para la salud y la prevención del envejecimiento, tienen los viajes, debemos tener en cuenta algunas cosas importantes, para disfrutar que nuestras escapadas o vacaciones, comiencen con buen pie.

Además de los paisajes y las experiencias que se quedan como una película en la memoria para siempre, los viajes constituyen un motor dinámico para la salud de las personas. Desde la neurología, por ejemplo, se señala que lo que se vive en los viajes genera una reserva cognitiva importante, gracias a la posibilidad de desarrollar mayores conexiones neuronales, que nos mantendrán en forma más tiempo.

MEJORAS PARA LA SALUD

Las experiencias vividas junto a otros tipos de personas y en varios contextos, permite enfrentar la vejez, cuando llegue, en mejores condiciones mentales. Un estudio publicado por la Global Commission on Aging, la Transamerica Center for Retirement Studies y la U.S. Travel Association destaca que el viaje reduce el riesgo de infarto de miocardio, la depresión y la salud del cerebro.

Por su parte, el Grupo de Estudio de Conducta y Demencias de la Sociedad Española de Neurología, liderado por Sagrario Manzano Palomo, subraya que el encéfalo es el principal beneficiado con los viajes. Se trata, precisamente, de la zona cerebral en la que se generan las conexiones neuronales.

El desprendernos de los roles habituales, tanto laborales como familiares, es una liberación que perdura tras el viaje y nos ayuda a renovarnos a la hura de tomar decisiones, según la psicóloga Cristina Silvente.  

Tanto si el viaje es con la familia o con amigos, o solos, se aprenden muchas herramientas de desarrollo personal y se mejora la creatividad, autoestima, potencia nuevos recursos propios y construye una sólida fuerza interna. Incluso, el cambiar de ambiente ayuda también a abandonar malos hábitos que muchas veces están asociados a ciertos contextos.

PERFIL VIAJERO DE 50

Las agencias reconocen que el principal cliente que entra por la puerta a contratar un viaje tiene una edad media de 50 años, aseguran que: “Es un viajero que dispone de más tiempo, durante algunos meses del año, y más recursos para comprar una ruta.

También es un cliente que busca itinerarios, algo diferentes, organizados de puerta de casa a casa, con todas las comidas, traslados y servicios que se puedan contratar”, explica Pablo Parrilla, presidente de la Asociación Vallisoletana de Agencias de Viajes.

DEJAR ATADOS “CABOS”

A los 50 y pico… nuestros padres, suegros o personas dependientes, ya son muy mayores, ya casi todos pasaron los 80 y llegan a más de los 90. En nuestro caso, este es “un” tema que debemos manejar con mucho cuidado previo a la salida.

Por un lado, porque –acostumbrados a nosotros—los mayores notan mucho nuestra ausencia y, a veces, los deprime. Por otro lado, para dejarlos bien atendidos y que no nos llevemos esa preocupación en la maleta, que nos impedirá relajarnos y disfrutar.

MEDICINAS

A partir de los 50 o más, lo complicado puede llegar a ser esa cantidad de medicamentos que hay que llevar de viaje y a los cuales, sí o sí, deberás poner a resguardo.

Antes de viajar, hay que preparar los medicamentos necesarios para llevar de acuerdo a los días de viaje. Si se viaja en pareja, conviene llevar el doble de todo, separado en las dos maletas, por si acaso se “perdiera” una.  

También conviene llevar algún medicamento en previsión de que alguna de las partes del cuerpo se le ocurra rebelarse en medio del viaje y arruinarlo. Como, por ejemplo, aspirinas, digestivos, para el dolor de muelas que creíamos que ya habíamos dejado atrás, etc.

BUEN ESTADO FÍSICO

Cuando salimos de viaje, es obvio, que vamos a permanecer más tiempo caminando y menos en nuestro sillón favorito, por lo que otra de las cosas que hacen muchas personas maduras, antes de viajar, es tratar de estar en buen estado físico, caminar y caminar antes de partir, para que no nos agotemos en la primera visita que hagamos en nuestra estancia fuera.

Y, además, para viajar tranquilos conviene consultar antes al médico de cabecera, que nos puede asesorar sobre los destinos a los que iremos, informándonos qué precauciones debemos tomar en la región. Por conviene tener el carnet de vacunas siempre al día.

De todas formas, si no te sientes seguro, evita actividades que pueden suponer riesgos  de resbalones, caídas o golpes, como hacer escalada, canopy, esquiar, etcétera.

En los próximos artículos te explicaremos “Cómo te pueden ayudar las Nuevas Tecnologías en tu viaje”; “Cómo hacer una maleta a los 50” y “Cómo sería el viaje IDEAL en la madurez”… ¡NO TE LOS PIERDAS!

Comentarios

Mostrar mas
  • No hay ningún comentario aún.